04.10.2022

Consejos para que tu mascota no resienta el embarazo


Aprende maneras para hacer pausas activas

Tal y como suelen contar muchas de las mujeres que han vivido esta experiencia acompañada de su amigo de cuatro patas, el comportamiento de los perros en el embarazo cambia radicalmente desde el mismo momento en el que se inicia la gestación.

La forma en la que lo hace es, sin embargo, muy distinta dependiendo de la personalidad del perro, su educación, sus hábitos y, claro está, de la relación con su dueña.

Así que si te encuentras en estado de buena esperanza o tienes previsto empezar a buscar el bebé en breve y quieres saber cómo se comporta un perro cuando su dueña está embarazada, sigue leyendo.

Si bien es cierto que cada perro actúa de una manera diferente ante el embarazo de su dueña, también lo es que muchas de las pautas de conducta tienden a repetirse. Las más habituales son:

Pasarse todo el día al lado de la embarazada. Una de las actitudes que más se repiten en los perros de dueñas embarazadas es pasarse el día al lado de la gestante.

Además de acompañarla allá donde vayan, tratan de dormir más cerca suyo de lo habitual y, en ocasiones, ladran o gruñen a los desconocidos que se le acercan.

Olfatear el vientre. Otro gesto que forma parte del comportamiento de los perros con embarazadas es la repetición de olisquear el vientre materno. De igual forma que también hacen uso de su trufa canina con desconocidos o visitas no tan frecuentes, como un acto de descubrimiento y conocimiento, también lo manifiestan en el embarazo de su dueña.

Los perros sienten la necesidad de protegerlos y refuerzan así el vínculo perro – bebé. En algunas ocasiones incluso tratan de sentarse encima de él en un claro gesto de protección del bebé. 

Orinar en lugares inapropiados. Una de las consecuencias que se desprenden de los constantes cambios de aroma que se producen en el cuerpo de la mujer durante la revolución hormonal que supone el embarazo es la desorientación del animal.

Cambios de humor. Aparte de los comportamientos también tenemos que considerar qué siente un perro cuando su dueña está embarazada, porque es frecuente que muchos peludos sufran cambios bruscos en su estado de ánimo. 

¿Te ha sonado familiar alguno de ellos? Ahor te damos algunos consejos para que puedas transitar esta etapa con tu mejor amigo de cuatro patas: 

1- Refuerza el adiestramiento

Aprovecha los meses de embarazo para subrayar el adiestramiento de tu perro y recordarle que:

•Solo puede hacer sus necesidades fuera de casa.

•No puede invadir las zonas a las que no le permitís el acceso.

•No puede acercarse a la comida que no es suya.

•No puede coger ningún objeto que no sea suyo.

•No puede ladrar cada vez que suena el timbre.

•Responda correctamente a órdenes básicas como sentarse, tumbarse o permanecer quieto hasta que se lo digas.

2- Refuerza la desparasitación

Si lo normal es desparasitar (tanto interna como externamente) a los perros cada tres meses, durante el embarazo se recomienda realizar desparasitaciones mensuales.

3- Preséntale al bebé acercándole la barriga

Los veterinarios recomiendan presentarle el bebé desde el inicio de la gestación, y así conocer qué siente su perro cuando está embarazada.  

Para ello basta con acercarles la barriga a las orejas, ya que gracias a que disponen de un olfato 50 veces más potente que el humano y un oído 25 veces más agudo que el nuestro pueden oler y sentir los latidos del bebé desde los primeros meses de embarazo.

4- Preséntale el espacio, la ropa y los juguetes del futuro bebé

También es recomendable presentarle la cuna, la ropa y los juguetes del futuro bebé, dejándole claro desde el principio que tanto esa zona como esos objetos no son suyos. Es una buena idea fomentar la diversión con sus propios juguetes y crearle a él también su espacio. 

5- No desatiendas las necesidades emocionales de tu perro

Uno de los errores más habituales de los futuros papás con perro es centrarse excesivamente en la llegada del bebé y descuidar las necesidades emocionales de su amigo de cuatro patas.

Lo que se recomienda hacer durante el embarazo y los primeros meses de vida del bebé es incrementar la ración de mimos, caricias y juegos diarios para evitar que el can pueda llegar a sentirse desplazado. 

En definitiva, como suelen recordar los veterinarios a los papás primerizos, se trata de lograr una eficiente coordinación entre las necesidades a cubrir del perro y las del recién nacido.

Fuente: https://minuevomejoramigo.com/comportamiento-perro-duena-embarazada/

Te recomendamos no realizar descargas de contenido en DM Institucional para evitar el consumo extraordinario de datos móviles.

Opiniones


¡Este artículo no tiene opiniones!